3500 Piezas: Disciplinas Deportivas

Dans le document Las estrategias redaccionales y discursivas de las crónicas de Santiago Segurola en El País (1986- (Page 194-198)

194 El fútbol es la disciplina deportiva que más ha tratado Santiago Segurola como periodista deportivo. En su etapa en el El País y Marca firmó 3.256 textos, seguido por el atletismo con 636 piezas y detrás la natación con 147 piezas y el baloncesto con 117.

Además ha escrito textos sueltos también sobre tenis, yudo, ciclismo, Fórmula-1, pelota vasca, waterpolo, golf, gimnasia y fútbol americano. Santiago Segurola publica toda la temporada sobre fútbol y al cambiar de disciplina y rutina a la hora de escribir encuentra un oasis para liberarse. “Después de 9 meses escribiendo crónicas de fútbol cuando llega un Mundial de natación, atletismo o Juegos Olímpicos son días de liberación, de hacer algo diferente y que te permite expresarte de otra manera”, explica. Al atletismo, segunda disciplina sobre la que más ha escrito, no le augura un buen futuro y es muy crítico con su devenir: “Los Juegos Olímpicos de Río han puesto un clavo en el ataúd del atletismo. El atletismo no era mayoritario pero sí prestigioso, básico en la estructura del deporte y a través de los Juegos Olímpicos se señalaban autoridades morales en el mundo de la Guerra Fría. El atletismo antes era un deporte democrático y competían en un grado de igualdad. Europa ha desaparecido del mapa y se ha quedado como organizadora de eventos pero de eventos que no generan fascinación porque italianos, alemanes, ingleses no pitan nada en las grandes pruebas. El formato es antitelevisivo y no genera audiencia. No aparecen ídolos y no hay manera de enganchar. Además cuando la gente pierde la confianza en lo que está viendo con el dopaje el asunto se pone muy complicado. En los Juegos de Río por primera vez en la historia la jornada inaugural no se celebró en el estadio olímpico sino en el de fútbol. El estadio no se llenó ni tenía la llama olímpica. Con la retirada de Bolt se van a quedar huérfanos”.161

Sobre el fútbol explica su evolución a través de los medios y la diferencia con el resto de disciplinas deportivas: “Nació en parroquias para pasar el rato cuando la clase obrera consiguió el sábado como día libre. Jugaban equipos de un barrio contra otro y la gente los iba a ver y eso funcionaba. Hubo un gacetillero que escribió sobre la confrontación de esos barrios, luego de la ciudad y después de las diversas ciudades de Inglaterra. Eso fue con el panfleto. Luego llegó la radio y extendió el fútbol. Llegó la televisión y extendió el fútbol. Ha llegado Internet y ha extendido el fútbol. Hay deportes que se han quedado fuera. El boxeo era el rey en los años sesenta y ya no existe como antes. El fútbol tiene esa capacidad para moverse en torno a los cambios políticos, sociales y

161 Charla inaugural en el Máster de Periodimo Deportivo de la Universitat Pompeu Fabra

195 tecnológicos que es apabullante. El atletismo y el ciclismo fueron astros y están en decadencia. El atletismo me encanta pero el espectador no quiere ver siete horas de atletismo. El fútbol tiene hasta el tiempo perfecto que es una hora y media, lo que dura una película”.162

3.2.4. Estudio de los géneros periodísticos en la obra de Santiago Segurola

Los géneros son la distintas formas de comunicación que utiliza el periodista para difundir mensajes entre el público. Esta serie de reglas compartidas es lo que hace que se establezca el proceso de comunicación y el receptor identifique el mensaje (Armentia y Caminos, 2003: 15). Los tipos de textos periodísticos se dividen genéricamente en piezas del género informativo, interpretativo y argumentativo (Casasús y Ladevéze, 1991; Martínez Albertos, 1977; Martín Vivaldi, 1986; Gomis, 1989, Cortiñas, 2006). El debate sobre los géneros sigue abierto y en transformación. Casasús apunta que la teoría de los géneros periodísticos es junto a la retórica el “pilar básico donde se asienta la redacción periodística y una eficaz herramienta para estudiar, ya que cumple la función de sistematizar la producción literaria del periodismo a través de la construcción de unos prototipos diseñados inductivamente con el análisis de los más acreditados modelos históricos de textos aparecidos en la prensa” (Abril Vargas, 1999: 62). Estos géneros periodísticos aparecen a medida que el periodismo evoluciona e intentan responder a las nuevas necesidades, facilitando el trabajo del redactor y la comprensión del lector. (Gomis, 2008: 101).

La Periodística de la Recepción o Pragmática Periodística consiste en adaptar a la Periodística los planteamientos y tendencias más recientes de la investigación literaria como una vía operativa que abre nuevas perspectivas (Casasús, 1991: 65). Las actuales corrientes de investigación de Periodística explicadas en Fundamentos del periodismo impreso (Armentia y Caminos, 2003) no deberían limitarse únicamente al examen sistemático de autores, escuelas, tendencias y estilos, sino que por analogía con los más recientes propuestas en teoría de la Literatura, hay que dedicar esfuerzos a una visión

162 Ibid.

196 interdisciplinar en la que se integre el estudio de las formas y de las estructuras que adoptan los textos de actualidad. Dentro de esta Periodística de la Recepción forma parte el estudio de los diversos procedimientos de expresión que adopta la pieza periodística y que configuran lo que conocemos con el nombre de géneros periodísticos.

Los estudios objetivistas negaban hibridaciones entre distintos géneros del periodismo y la literatura. Existe cierta orfandad teórica a la hora de abordar una perspectiva de conjunto en este sentido, sin embargo hay que recalcar las investigaciones parciales de Chillón (1999), Vidal (2002) y Fleta (2015) que señalan cómo se establecen los vínculos de convivencia y unión entre ambas con nuevos géneros, estilos y modalidades de expresión y comunicación originados de esta simbiosis, como explica Chillón (1999:

432): “El giro lingüístico debe ser el cimiento sobre el que se edifique no sólo una imprescidible teoría de los géneros periodísticos sino la teoría de la comunicación mediática considerada en su conjunto. Volver la mirada hacia los estilos de escritura. El giro lingüístico permite concebir y postular el periodismo como escritura y no como mera redacción, como expresión crítica y culta, no como simple recetario instrumental”.

El quid de esta reivindicación reside en la palabra, prosigue el investigador catalán Chillón (1999:53): “La llamada redacción periodística proscribe al menos tanto como prescribe: contra ella cabe vindicar una escritura periodística estética, ética y epistemológicamente consciente, cultivada, a partir de la convicción de que las palabras desempeñan un papel crucial y no meramente instrumental. Es en el trato de las palabras, donde se libra la batalla más importante en pos de un periodismo crítico, cívico y éticamente responsable”.

Todo acto periodístico es un acto de interpretación y por tanto subjetivo donde el autor interpreta la realidad, recoge los acontecimientos y les atribuye sentidos (Abril Vargas, 1999: 23). En los géneros se puede percibir la autoría personal del periodista que se distingue con distintos códigos tipográficos que “permiten al lector saber el grado de presencia personal del periodista y qué grado de subjetividad tiene cada texto” (El País, 2014: 45).

197 En el total de 4.214 piezas estudiadas en la obra de Santiago Segurola en El País (1986-2006) y Marca (2007-2016) se abarcan todos los géneros periodísticos.

Figura 20. Tabla de número de textos de Segurolapor géneros periodísticos

- Géneros informativos

Estos géneros se basan en el relato de los hechos y en ellos no se incluyen elementos de opinión ni interpretación. Las características fundamentales son la claridad, la concisión y la naturalidad (Vivaldi, 1982; Abril Vargas, 1999). Santiago Segurola a lo largo del ejercicio de la profesión ha ido cada vez publicando menos textos de este tipo en el que se engloban la noticia y el breve (Noticia reducida a la mínima expresión con un lead que contiene la mayoría de las seis “W” y que no deja margen de maniobra al periodista por espacio). Escribir breves muchas veces sin firma era una de las obligaciones que marcó Segurola para que la sección de Deportes en El País fuera más minuciosa.

206 293

67 1

487 1884

24 98

248

21 89

320 525

Dans le document Las estrategias redaccionales y discursivas de las crónicas de Santiago Segurola en El País (1986- (Page 194-198)