La sección de Deportes del diario El País

In document Las estrategias redaccionales y discursivas de las crónicas de Santiago Segurola en El País (1986- (Page 71-75)

2- MARCO TEÓRICO

2.1. Introducción. El periodismo deportivo en la comunidad académica

2.2.4. La prensa deportiva en el contexto internacional

2.2.6.1. La sección de Deportes del diario El País

La sección deportiva no las tuvo todas consigo para hacerse un hueco en este diario que ha ejercido de intelectual colectivo español. El deporte no contaba con el prestigio de secciones como internacional, política, economía o cultura, y ante esta dificultad, se forjó una verdadera escuela de periodistas deportivos con buen gusto para la escritura de la crónica deportiva al mando de Julián García Candau y Alfredo Relaño. Desde el principio su línea editorial fue contraria al boxeo, uno de los temas de mayor riqueza literaria, pero que consideraban un negocio sucio y a extinguir. El profesor José Luis Rojas explica el factor de emulación en la sección de Deportes de El País, que se fue transmitiendo de generaciones en generaciones por imitación y retroalimentación entre

38 Entrevista en profundidad a Santiago Segurola febrero de 2018

71 compañeros.39 El doctor David Fleta (2015) analiza en su estudio Periodismo Mágico las crónicas de El País y destaca el esfuerzo por prestigiar este género periodístico-literario y fomentar el espíritu crítico de los lectores con cronistas como José Sámano, Diego Torres, Eduardo Rodrigálvarez o Carlos Arribas.

Una de las cabezas privilegiadas en este levantamiento fue Santiago Segurola, jefe de la sección entre 1999 y 2006, que apostó radicalmente por un modelo de autonomía para los periodistas deportivos. A pesar de las dificultades iniciales, en El País han acabado escribiendo sobre deportes grandes escritores como Javier Marías, Manuel Vázquez Montalbán, Mario Benedetti, Eduardo Galeano, Enrique Vila-Matas o John Carlin. Esta tradición literaria ha marcado por contagio el devenir de una sección basada en la libertad para expresarse y contar historias a través del deporte. “Curiosamente cuando más crónicas escribí fue como jefe. Fui un gran jefe porque una de las pequeñas licencias que se les da a los periodistas populares es escribir menos. Y eso puede ser la muerte para el periodista. Pasa de hacer crónicas y reportajes a una situación novedosa como dirigir una sección donde se tiene que ocupar de todo lo cotidiano que está en la periferia del periodismo como atender teléfonos y estar en reuniones mañana y noche.

Toda esa burocracia impide que se pueda escribir. La mayoría de los grandes columnistas que han sido redactores jefes de El País desaparecen porque no tienen tiempo para escribir”, asegura Santiago Segurola40. El periodista deportivo impuso una cláusula como jefe de sección que fue determinante a la hora de crear estilo: “La cláusula que le puse al director cuando me nombró director jefe es que yo no me iba a ocupar de los asuntos burocráticos porque no soy bueno y me aburren. No me gusta estar pendiente de la administración de una sección y de las quejas. Y le dije que lo que yo podía hacer es darle un estilo a la sección, ofrecer alternativas en una sección que estaba muy dividida entre Madrid y Barcelona, aprovechar la incipiente tecnología que te permitía una sola redacción. Lo que valía para la edición de Madrid era igual de importante para la sección de Barcelona. Intenté en la medida de lo posible que no

39 Rojas, J.L. (2015, diciembre 4). La escuela de Deportes de El País y su factor de emulación. En Periodismo Deportivo de Calidad. [Disponible

http://periodismodeportivodecalidad.blogspot.com.es/2015/12/la-escuela-de-deportes-de-el-pais-y-su.html]

40 Clase magistral de Santiago Segurola en el máster de Periodismo Deportivo de la Universitat Pompeu Fabra

72 hubiera dos ediciones y solo hubiera una. Y me permitió algo que sería destacable y es que en el año que más me tenía que dedicar a la burocracia fue el año que más escribí.

La sección funcionó muy bien. Estábamos Pepe Sámano, Ramon Besa, Diego Torres, Luis Martín. No hubo problemas y había muy buena comunicación. Funcionó tan bien el experimento que a mí me generó un problema muy serio. El director de El País, Javier Moreno, me pidió que hiciera lo mismo en cultura. Fue imposible y me fui”, analiza Santiago Segurola sobre su andadura como jefe de la sección deportiva.41

El redactor jefe en la sección de Barcelona, Ramon Besa, explica ese estilo generado en la sección deportiva: “La libertad con la que he trabajado en El País nunca la habría encontrado en otro sitio. Los que quedamos mayores como Pepe Sámano en Madrid y yo en Barcelona todavía echamos de menos a Santi Segurola, no hay otro como él en el periodismo deportivo. Para mí una redacción sigue siendo como un taller, obligo a decir

‘bona tarda’ al entrar. No concibo el periodismo sin compartir. Cuando veo un consejo de redacción si alguien me hace vibrar con una historia, pues digo tienes dos páginas.

Hasta que no se demuestre lo contrario el periodismo es poner historias y comprarlas.

La única forma de supervivencia para la prensa es la de contar historias”.42

La mirada polideportiva y sosegada de la materia convirtió a la sección en una referencia en lengua castellana. Incluso ha introducido términos para definir la historia del deporte. El periodista Julio César Iglesias acuñó el apodo de La Quinta del Buitre en un artículo de 1983 en este periódico y el apelativo ha perdurado. Además en la sección siempre han apostado por una manera de entender el fútbol-espectáculo. Por ello han tenido tribunas en el diario Valdano, Cappa, Guardiola o Bielsa, que entienden el fútbol como un arte y una especie de obra de teatro. Tras la marcha de Segurola, José Sámano y Ramon Besa, medallas de bronce al mérito deportivo en 2013, mantuvieron la misma línea editorial a pesar de la reestructuración de la empresa. En la actualidad se ha ido

41 Clase magistral de Redacción de Deportes en el máster de Periodismo Deportivo de la Universitat Pompeu Fabra en febrero de 2017.

42 Loaiza, F. (2014, marzo 4) “He perdido ingenuidad y he ganado mala hostia”. En Caminante del Balón.

Disponible en [http://blogs.grupojoly.com/caminante-del-balon/2014/03/04/he-perdido-ingenuidad-y-he-ganado-mala-hostia/ ]

73 perdiendo esta tradición. En 2014 la redactora Amaya Iribar ejerció como jefa hasta 2017 que llega el periodista David Álvarez con un pasado ligado a medios conservadores como La Gaceta de los Negocios, ABC, Telemadrid como editor con Esperanza Aguirre y El Español de Pedro J. Ramírez.

“Antes la redacción era un taller de artesanos y ahora eso se ha ido a la mierda. Cada uno va a lo suyo: mi firma, mi historia, no la toques, 60 líneas y de puta madre. Pero eso en el conjunto global pierde valor. Antes cada uno tenía su sitio: el columnista, el cronista, el analista. Ese puzzle se está perdiendo. Hemos perdido esa capacidad de hacer diario. Ahora no se hacen diarios, se hacen piezas. Cada uno hace su tweet, su artículo y hemos dejado de tener cuidado en el terreno común. ¿Por qué hemos perdido territorio? Porque hemos perdido diálogo. Nos hemos vuelto más espectadores”, advierte Ramon Besa sobre la pérdida del sentido de la colectividad en el periodismo y como consecuencia en la sección.43

43 Ibid.

74 2.3. MULTIMEDIA, REDES SOCIALES, NUEVAS TECNOLOGÍAS Y NARRATIVAS Y ÉTICA EN EL NUEVO ENTORNO DIGITAL

2.3.1. La quiebra del modelo empresarial tradicional y el nuevo panorama

In document Las estrategias redaccionales y discursivas de las crónicas de Santiago Segurola en El País (1986- (Page 71-75)