siglos XVI y XVII

Top PDF siglos XVI y XVII:

La realidad histórica del fenómeno del cautiverio en Argel y Constantinopla de los siglos XVI y XVII vista por Diego Galán Escobar

La realidad histórica del fenómeno del cautiverio en Argel y Constantinopla de los siglos XVI y XVII vista por Diego Galán Escobar

Ahora bien, el corso berberisco era una práctica tan antigua y arraigada que se aceptaba como una inevitable ley del mar Mediterráneo tanto por la parte musulmana como cristiana 10 , ya que se desarrollaba a partir del siglo XVI mientras que su dimensión temporal se ciñe eventualmente hasta los tiempos modernos de los siglos XVII , XVIII .Así que, además de otras ciudades berberiscas tales como Túnez y Trípoli, Argel tras pasar a formar parte del imperio Otomano como regencia por la decisión del corsario Jayr al Din Barbarroja sucesor de su hermano Aruj Jairredine, tomaba todo el control y se convirtió con el tiempo al foco principal del corso, mejor dicho era “la sede del corsarismo musulmán” lanzando así una compaña cuyo fin primordial era enfrentarse contra los cristianos en general y los españoles en particular como lo señala Miguel Ángel Bunes Ibarra diciendo que […] siendo el corsarismo argelino una empresa que busca hacer todo el daño posible a la monarquía hispánica” 11 . De la misma forma, acumular y capturar el máximo número de mercancías que fueron representados por el botín humano.
En savoir plus

95 En savoir plus

politica de la casa de austria siglos XVI- XVII

politica de la casa de austria siglos XVI- XVII

prometió Andrea Doria reconocer como Señor rey de toda la Berbería. La operación fue tan secreta que no la reconocieron los cronistas. Se quedó la operación completamente secreta durante tres siglos. Euldj Ali, llevaba una postura abiertamente antiespañola, los fracasados contactos con los españoles, hicieron difíciles las negociaciones de las treguas; pero a pesar de que fuera considerado como tercer hombre más poderoso del imperio turco, tras el sultán y el visir Mohamed Sokoli, no pudo Euldj Ali impedir la firma de treguas con Felipe II, ni consiguió realizar su proyecto del gran Magreb e incluir a Marruecos. Murió en extrañas circunstancias en 1587, tras varios intentos de asesinato frustrados y organizados por agentes
En savoir plus

144 En savoir plus

Representación de la naturaleza y el espacio en la pintura andina de los siglos XVII y XVIII

Representación de la naturaleza y el espacio en la pintura andina de los siglos XVII y XVIII

Es comprensible su éxito, porque se trata de una hipótesis muy sugerente, pero se está demostrando falta de fundamento: después de varios trabajos de investigación sobre este tema, en colaboración con Josep-Ignasi Saranyana, no hemos encontrado joaquinismo teológico en la Nueva España.” Por otro lado Zaballa supone, adhiriendo al pensamiento de Urbano, que las tres edades joaquinitas que se le puedan atribuir a la concepción de la historia andina tanto en Garcilaso como en Guamán Poma no serían más que una deformación de la idea andina del Mundo por una suerte de salvacionismo evangélico (a decir verdad Zaballa explica el caso de Guamán Poma pero no así el de Garcilaso quien como bien sabemos realiza una división tripartita en la construcción de su Historia). Por otra parte, Zaballa se vale en relatos andinos en donde se divide la historia en tres edades: “Dios Yaya o Padre, de Dios Churi o Hijo y la de Dios Espíritu Santo.” Ibidem: 115. A pesar de reconocer en esta división la clara presencia de las edades joaquinitas, Zaballa nota que la edad del Espíritu Santo es concebida por los andinos como el fin de los tiempos (todos moriremos, seremos examinados e iremos a la Gloria) y no como principio escatológico o milenarista. Zaballa, Ana de, “Joaquín de Fiore y el mesianismo en el Mundo andino (siglos XVI y XVII), en Rodríguez, Pedro et al. (eds), El Espíritu Santo y la Iglesia: XIX Simposio Internacional de Teología de la Universidad de Navarra, Navarra: Servicio de Publicaciones de la Universidad de Navarra, 1999: 111-119; Ver también: Zaballa, Ana de, Saranyana, Josep-Ignasi, “La discusión sobre el joaquinismo novohispano en el siglo XVI en la historiografía reciente”, Quinto centenario, 16, 1990: 173-189.
En savoir plus

628 En savoir plus

Financiar la cristiandad hispanoamericana. Inversiones laicas en las instituciones religiosas en los Andes (s. XVI y XVII)

Financiar la cristiandad hispanoamericana. Inversiones laicas en las instituciones religiosas en los Andes (s. XVI y XVII)

No contamos todavía con una tipología completa de los fundadores y donadores a los jesuitas o al resto de las instituciones religiosas de los Andes que permita dibujar una evolución precisa. Sin embargo, la historiografía empieza a prestarle también interés a las inversiones religiosas de los caciques, cuyo estatuto dentro de la republica de los indios explica su afán por ser reconocidos como cristianos y jefes de comunidades. El interés de los caciques y de los indios en invertir en las instituciones religiosas se manifiesta dentro de las comunidades indígenas, a través de las cofradías, que sirven también para preservar y reproducir las riquezas de un linaje (Celestino y Meyers, 1981; Celestino, 1992; Abercrombie, 1998). Signo de la cristianización de las autoridades nativas, las inversiones religiosas de los caciques muiscas en Nueva Granada manifiestan el afán por preservar su liderazgo local manteniendo el papel que poseían antes de la conquista en el mantenimiento de santuarios prehispánicos. Existe cierta continuidad en el esfuerzo de los caciques por proveer lo necesario para las iglesias católicas de sus pueblos a principios del siglo XVII (Cobo Betancourt, 2018). Los legados de nobles indígenas en los siglos XVI y XVII, en el Cuzco y en Lima sirven para financiar cofradías, beaterios, la construcción de capillas y retablos, etc. (Ramos, 2010: 272-276). La fundación de una casa refugio para mujeres pobres por Nicolás de Ayllón, indio de Lima de finales del siglo XVII, cuyo proceso de santidad llegó a Roma, pero fracasó, muestra que no solamente las élites nativas se apropian este cristianismo de las obras alentado por la reforma tridentina (Estenssoro, 2003).
En savoir plus

20 En savoir plus

Ciudadanos del Atlántico : las redes de aprovisionamiento trasatlánticas de las pescas vascas en Canadá a través de su cerámica, siglos XVI-XVIII

Ciudadanos del Atlántico : las redes de aprovisionamiento trasatlánticas de las pescas vascas en Canadá a través de su cerámica, siglos XVI-XVIII

Es dentro de esta dinámica en la que enfocados en el comercio de la cerámica integrada en los circuitos de los viajes de pesca vasca, hemos distinguido algunos mecanismos de comercialización de productos cerámicos a través de intermediarios que actuaron con una intención de lucro ante los productores alfareros. Como ya hemos visto en el capítulo anterior, estos intermediarios organizaron y acapararon ciertos tipos de producciones cerámicas de acuerdo a las necesidades del sector pesquero (Zamora 1992; Villanueva 2003-2006). Por otra parte, los avances en estudios de identificación y comparación de producciones cerámicas en puertos comerciales de importancia como Bilbao (Escribano-Ruiz 2013), corroboran una dinámica comercial Braudeliana 14 y manifiestan un intercambio en cadena, caracterizado por un registro cerámico que procede de una amplia gama de lugares. Esto implicó el necesario envío de bienes cerámicos a este centro comercial a partir del que fueron redistribuidos y utilizados para el consumo de los viajes comerciales a larga distancia. Las referencias históricas dejan entrever también, cómo algunos puertos dominantes de las provincias vascas y España (por ejemplo, Bilbao, San Sebastián, Santander, Sevilla), se desarrollaron con el tiempo y variaron en liderazgo comercial según una serie de eventos ocurridos a lo largo del tiempo. La participación de estos y otros puertos como centros económicos, se ha observado desde sus contextos geopolíticos, militares y económicos que determinaron su capacidad para permanecer activos en los circuitos de tráfico de larga distancia (Polónia 2010). El comercio de pescas trasatlánticas produjo un tipo de sistema económico que desencadenó a finales del siglo XVI y a lo largo del siglo XVII y XVIII en un sistema colonial. Al mismo tiempo, se dio paso a la competencia internacional que se transformó hacia el siglo XVIII en verdaderas industrias europeas que reprodujeron una suerte de sistemas mundiales (Wallerstein 1974).
En savoir plus

173 En savoir plus

La versatilidad del parentesco en la reproducción social: El caso de los cazadores-pescadores marinos del desierto de Atacama (siglos XVI-XIX, norte de Chile).

La versatilidad del parentesco en la reproducción social: El caso de los cazadores-pescadores marinos del desierto de Atacama (siglos XVI-XIX, norte de Chile).

Sus circuitos de movilidad más habituales se orientaban en un eje longitudinal a lo largo de la línea de costa para poder acceder a los recursos disponibles en los distintos ambientes marinos y litorales, rastreando los desplazamientos estacionales de los cardúmenes y accediendo a los hábitats preferidos por cada una de las especies en los distintos momentos de los ciclos largos (ENSO) y anuales de productividad primaria (Ballester y Gallardo 2011; Bittmann 1986a; Bollaert 1851, 1860; Larraín 1978). A comienzos del siglo XVII Antonio Vásquez de Espinoza (1948[1630]:349) relata que estos “indios (…) hacen una balsa que son sus barcos de ellos y salen tres y cuatro leguas a la mar a pescar con mucha seguridad y vienen cargados de pescado”, travesías que comprendían entre 12 a 16 km desde sus caletas residenciales. Algunas referencias históricas posteriores detallan viajes muchísimos más largos para las faenas de pesca alcanzando distancias superiores a los 250 km en línea recta (Bittmann 1983; Bollaert 1851, 1860; Llagostera 1990; Sayago 1973[1874]).
En savoir plus

22 En savoir plus

La pesca y la caza marina en el desierto de Atacama: Luces conceptuales desde los documentos escritos (siglos XVI-XIX)

La pesca y la caza marina en el desierto de Atacama: Luces conceptuales desde los documentos escritos (siglos XVI-XIX)

mucha consistencia, que llaman varilla y van poniendo en distancia de pie o pie y medio cada anzuelo hasta reunir setecientos u ochocientos: luego colo- can guijarros de trecho en trecho para que se mantenga la varilla estirada en el fondo del mar, y en los dos extremos aseguran otras cuerdas que terminan en sus respectivas boyas para servir de señales que den a conocer el lugar donde están. Con este arbitrio, los pescadores sin más trabajo que tender la varilla al anochecer y recogerla al siguiente día, cogen una pesca abundantísima. En la primera ocasión que vi sacar uno de estos lances, conté hasta ciento noventa y tantos peces, y felicitando al pescador por su buena suerte, él me contestó con frialdad, que mientras no llegase a trescientos o cuatrocientos, apenas era regular; y posteriormente supe que esta misma era la opinión de todos. Desechando también el anzuelo de fierro por quebradizo y de poca duración en el agua, ellos lo trabajan en planchas de cobre. Las únicas embarcaciones que usan son balsas de piel de lobo, y como aquellos mares rara vez se alteran, hacen en ellas, sin temor alguno, viajes muy largos (en Matte, 1981: 58). De acuerdo al fray Reginaldo de Lizárraga (1999: 378), a comienzo del siglo XVII las actividades de pesca con anzuelo también se llevaban a cabo desde la orilla de la playa y sin emplear embarcaciones, mediante líneas manuales con un solo anzuelo:
En savoir plus

34 En savoir plus

Pedir las Indias. Las cartas indipetae de los jesuitas europeos, siglos XVI-XVIII, ensayo historiográfico

Pedir las Indias. Las cartas indipetae de los jesuitas europeos, siglos XVI-XVIII, ensayo historiográfico

A través de su repetición y a pesar de los estereotipos que parecen vehicular, las cartas indipetae eran la expresión de una norma que no contradecía “la expresión del individuo y de su vivencia personal”. 66 El modelo espiritual de la misión y del apostolado, como “di- mensión fundamental de la vocación sacerdotal”, no se limitó a los jesuitas. Durante el siglo xvii se manifestó claramente en Francia, al ser la figura de Francisco Javier un verdadero modelo para todos los actores de la Reforma católica, dentro y fuera de la Compañía de Jesús. Los misioneros y los mártires personificaban la imitación de Jesús y de los apóstoles, por su disponibilidad e indiferencia hacia los lugares de misión, signos de humildad y de obediencia a los supe- riores. Para los jesuitas, la “indiferencia” era una actitud espiritual que la misión, como peregrinatio, realizaba plenamente. Los misioneros, y sobretodo los mártires, ofrecían además “el modelo de una vida de sufrimiento por Cristo” que podía culminar con la muerte, pero que concretamente significaba la renuncia a sí mismo. 67 La necesaria in-
En savoir plus

36 En savoir plus

Mensurar la tierra, controlar el territorio. América Latina, siglos XVIII- XIX

Mensurar la tierra, controlar el territorio. América Latina, siglos XVIII- XIX

En “¿Cómo se mide la tierra? Las mensuras en el Río de la Plata, siglos XVII-XIX”, Garavaglia recorre la trayectoria de los modos de medir la tierra en el Río de la Plata desde la génesis de este tipo de operaciones a inales del siglo XVI hasta su maduración en los decenios centrales del siglo XIX, mostrando cómo el en las técnicas y en las formas de representación del espacio tenía que ver tanto con las condiciones geográicas especíicas que imponía cada zona como con las condiciones sociopolíticas que afectaban a la propiedad de la tierra –y a la relación del Estado con ella– y con el entorno económico de cada momento. Se parte de unas prácticas de agrimensura establecidas desde el siglo XVII, que consistían en ijar los rumbos con brújula y en medir y amojonar las suertes con ayuda de un patrón. A ello se añadió desde inales del siglo XVIII la conluencia entre la men- sura y la representación gráica del territorio medido, que nos ha dejado tan valiosa constancia documental como son los planos. Se pasa de la cuerda a la cadena y a la cinta metálica; de la plancheta al grafómetro y de éste al teodolito. Las mensu- ras eran realizadas inicialmente por “personas que lo entiendan” (probablemente marinos capaces de manejar la brújula), luego agrimensores con experiencia y, ya desde los decenios de 1820 y 1830, aparecen instituciones especíicas encargadas de regular las mensuras y de avanzar hacia el levantamiento de un catastro propio. Todo este proceso de mejora en la precisión y iabilidad de las mediciones aparece impulsado por dos factores cruciales, como eran, por un lado la construcción del Estado y, por otro, el curso de los precios de la tierra (con esa tendencia al alza desde el periodo 1820-1850, después de casi dos siglos de estancamiento); el texto plantea agudamente la necesidad de establecer un balance entre el peso de uno y otro factor.
En savoir plus

327 En savoir plus

L’itinéraire de Louis XVI : mai 1774-juin 1791

L’itinéraire de Louis XVI : mai 1774-juin 1791

26 son « aspect fermé » au public selon la formule utilisée par S. Castelluccio. En effet, Louis XVI autorisa l’accès des jardins au public même lorsque la cour était présente. Après le séjour de 1781, le roi ne se rendit plus au château de Marly jusqu’en juin 1789. Ce dernier voyage fut entrepris par le couple royal après la mort de son fils aîné. Pour expliquer cette soudaine absence du roi à Marly, Stéphane Castellucio avance deux arguments 69 . Le premi er argument présenté est d’ordre financier. Nous savons que le service de la Bouche du roi prenait en charge le roi mais aussi la famille royale et une partie de la cour. De plus, les invités étaient nourris au frais de la couronne 70 . Donc, les séjours de la cour auraient été supprimés en raison des lourdes dépenses qu’ils entraînaient pour la couronne. Pourtant, nous constatons que les séjours de Marly furent remplacés par des séjours à la Muette et à Fontainebleau. Ce qui nous amène à nous intéresser au second argument. Le second argument avancé est le manque de divertissement adapté à Louis XVI à Marly. La principale activité à laquelle s’adonnaient les personnes présentes à Marly était le jeu. Depuis le règne de Louis XV, Marly attirait un grand nombre de joueurs. Les tables de Marly étaient réputées pour les fortes sommes mises en jeu. Mais, contrairement à la reine et ses frères, Louis XVI était un petit joueur et avait une aversion pour les jeux d’argent. Le roi venait donc principalement à Marly pour p rofiter de la chasse. Pourtant, le roi n’avait pas besoin d’être au château pour profiter de la forêt de Marly. Grâce à son Journal, nous savons que Louis XVI avait
En savoir plus

167 En savoir plus

Le Pape Benoit XVI et l’Islam, entre dialogue et rivalités

Le Pape Benoit XVI et l’Islam, entre dialogue et rivalités

Malgré ces retombées déplorables, il serait réducteur de voir dans la conférence de Ratisbonne une simple prise de position contre l’Islam et les musulmans. Le Pape n’a probablement pas cherché la provocation en enflammant le débat sur le lien entre l’Islam et la violence, quoique cela se produisit de facto. Le Pape n’est pas le seul personnage à avoir pointé du doigt la violence commise par certains groupes au nom de l’Islam, comme d’ailleurs d’autres l’ont fait au nom du christianisme et d’autres religions. L’histoire démontre que chaque religion a développé, à un stade donné bien précis de son histoire, des comportements violents plus ou moins répandus, pour mille et une raison. Bien des musulmans présentent et répètent exactement la même idée que celle présentée par le Pape Benoit XVI. Il faut bien reconnaître l’existence de musulmans, toutes tendances confondues, qui cherchent à promouvoir une lecture paisible rationnelle et humaine des versets et des exégètes. Je tien au mot « lecture » puisque le problème de la violence religieuse émane de la lecture de cette dernière bien plus que de la religion en elle-même. La religion, comme toute idée, est immuable. Ce sont les adeptes qui modèlent ses orientations, ses principes et ses significations pendant qu’en principe c’est la religion qui doit prendre en charge ces éléments. La preuve qu’il existe cette tendance, citée plus haut, se manifeste à travers la lettre des dignitaires religieux qui ont rédigé à deux reprises, deux lettres, dont la première était adressée uniquement au Vatican et la deuxième adressée aux différentes églises chrétiennes. Cette démarche de la part de cette centaine d’érudits musulmans a stimulé un renouveau, avec d’autres interlocuteurs musulmans, dans la dynamique mondiale du dialogue islamo-catholique.
En savoir plus

113 En savoir plus

Sociedades y espacios en el litoral Pacífico sur colombiano (siglos XVIII-XX) »

Sociedades y espacios en el litoral Pacífico sur colombiano (siglos XVIII-XX) »

Si ahora miramos las evoluciones demográficas de esta parte sur, por cantón (ver cuadro 4), encontramos que el crecimiento sostenido se debe principalmente al fuerte aumento de población en Tumaco y el Raposo a partir de 1851, es decir, en los cantones que abrigan los dos puertos y futuros polos urbanos de la costa: Tumaco y Buenaventura. En la segunda mitad del siglo XIX, los antiguos centros de población, como Barbacoas y el Micay, inician su declive, que se confirmaría en el siglo XX, 15 mientras Iscuandé sigue creciendo, pero con una baja tasa, perdiendo la preeminencia que antes tenía en la provincia. Si las poblaciones de Barbacoas, Iscuandé y Tumaco 16 muestran importancia similar a fines del siglo XIX, este equilibrio es solo temporal, ya que el movimiento iniciado en este siglo no hará más que acentuarse en las décadas siguientes, traduciendo cambios estructurales en la organización tanto espacial como socioproductiva de la zona: de una red de enclaves alineados a lo largo de los ríos y los placeres auríferos (modelo de los siglos XVIII y principios del XIX), se pasa a una distribución que anuncia la
En savoir plus

29 En savoir plus

La raison et la foi. Le Discours de Ratisbonne de Benoît XVI : une relecture.

La raison et la foi. Le Discours de Ratisbonne de Benoît XVI : une relecture.

Dans le Discours, de telles affirmations à propos de l’étrangeté et du secret de Dieu ne sont mentionnées que dans le contexte d’une histoire de la séparation entre l’héritage grec et la foi chrétienne, une histoire du déclin de leur union originelle. Ici, deux remarques critiques s’imposent : tout d’abord, la Réforme, Kant et la théologie libérale sont ici regroupés ensemble du côté de la déshellénisation, comprise comme un phénomène négatif. Évidemment, Benoît XVI ne veut pas dire que Luther, Kant et Adolf von Harnack auraient soutenu une philosophie ou une théologie apparentée ; il souligne seulement que la lutte contre la synthèse entre l’esprit grec et l’esprit chrétien est un aspect qui les caractérise communément. Néanmoins, il faudrait tirer au clair, me semble-t-il, que la polémique des réformateurs contre une déformation métaphysique de la foi est un rappel aux sources. Elle est surtout une concentration sur les beneficia Christi, sur le centre de la foi chrétienne que les réformateurs trouvent dans la doctrine de la grâce non méritée en Christ, tandis que la déshellénisation opérée par la théologie libérale vise une foi chrétienne qui se libère de tout supranaturalisme et qui ne retient que des « énoncés raisonnables » sur Dieu (et je partage d’ailleurs l’opinion qu’il ne s’agissait, ici ou là, que d’un « misérable fragment » 17 du christianisme). Dans cette optique, il y a donc une opposition diamétrale
En savoir plus

7 En savoir plus

L'approche interculturelle de Benoît XVI l'interprétation "huntingtonienne" est-elle applicable?

L'approche interculturelle de Benoît XVI l'interprétation "huntingtonienne" est-elle applicable?

Ce mémoire aura donc pour objectif de répondre à la question de recherche suivante : Est-ce que les discours du théologien Joseph Ratzinger et du Pape Benoît XVI peuvent s'inscrire dan[r]

134 En savoir plus

Paradoxe et contradiction dans le discours des moralistes français du XVII e siècle

Paradoxe et contradiction dans le discours des moralistes français du XVII e siècle

L’homme passe infiniment l’homme. (fr.164) IV - L’autodestruction : une maîtrise intenable Le discours des moralistes classiques se développe de la sorte dans un étrange espace. Pris dans une double aporie – le refus impossible de la généralité ; la prépondérance inaccessible du cœur de l’homme – il persiste à se donner comme un discours de savoir. C’est dans ce rejet paradoxal du scepticisme que réside peut-être la troublante et séduisante originalité des œuvres morales du XVII e siècle. Nous somme habitués aujourd’hui à des discours de doute qui s’expriment sous une forme assez dogmatique : à des maîtres à penser, confortablement installés dans leur maîtrise, mais dont l’enseignement consiste essentiellement à rejeter toute adhésion trop entière à des valeurs. Le moraliste classique procède à l’inverse : attaché à des valeurs, parlant au nom d’une connaissance qui lui semble précieuse et universelle, c’est à sa propre maîtrise qu’il est conduit à s’attaquer. Le projet du moraliste augustinien implique, en dernier ressort, qu’il sape sa propre autorité. Il faudrait le montrer à travers de multiples exemples ; je limiterai ici la démonstration au cas de La Rochefoucauld.
En savoir plus

15 En savoir plus

L'apogée de la mouline : Castel-Minier au XVI e siècle

L'apogée de la mouline : Castel-Minier au XVI e siècle

Il s’agit d’une petite poutre posée à même le sol du canal et présentant à ces deux extrémités une mortaise alors que la partie centrale de la poutre est sur creusée sur 60 cm de long [r]

10 En savoir plus

Les Etats de Languedoc face à la guerre dans la première moitié du XVI° siècle

Les Etats de Languedoc face à la guerre dans la première moitié du XVI° siècle

Au cœur de cette réflexion, une institution particulière, les Etats provinciaux du Languedoc. Il s'agit de l'assemblée représentant les trois ordres de la province – clergé, noblesse, Tiers Etat – et réunie chaque année pour accorder les impôts que le roi demandait. Il s'agit donc au départ d'une institution fiscale définitivement installée au tournant du XV e et du XVI e siècle et pleinement reconnue au cours du règne de François I er5 . L'impôt annuel dû au roi était ainsi devenu une contrainte ordinaire et acceptée par les Languedociens. Mais ce droit d'assemblée concédé à la province devint également un droit de dialogue avec le souverain tout autant autour des questions fiscales que de la gestion quotidienne du pays : construction de ponts, rénovation des routes, tarifs douaniers, construction de places fortes ou régulation des passages de troupes 6 . De fait, cette instance s'imposa dès le début du XVI e siècle comme l'interface entre les exigences du roi et la mobilisation effective de la province dans les projets militaires menés par les monarques 7 . Les historiens ont déjà bien montré que ces assemblées d'Etats étaient des instances de coopération avec le pouvoir d'Etat, abandonnant la logique qui voudrait voir s'opposer pouvoir provincial décentralisé et pouvoir royal centralisateur 8 . Nous allons voir comment se passait cette coopération quand il s'agissait de partir en guerre ou quand il s'agissait de défendre la province contre une invasion ennemie.
En savoir plus

13 En savoir plus

(DT-365) Avance en el cumplimiento de Resoluciones de la XVI de la JIA

(DT-365) Avance en el cumplimiento de Resoluciones de la XVI de la JIA

Solicitar al Director General que presente el estudio completo con las conclusiones finales a la XXXII Reunión Ordinaria del Comité Ejecutivo, con las observacione[r]

12 En savoir plus

La dominación agraria. Historias de pactos y rupturas en BeLice en Los siglos XIX y XX

La dominación agraria. Historias de pactos y rupturas en BeLice en Los siglos XIX y XX

El Asentamiento de Honduras Británica, la Colonia y la propiedad En los siglos XV y XVI, lo que hoy es Belice formaba parte de la gran región maya Yucatán-Petén. A partir de la colonización europea y durante dos siglos, esta zona fue muy apreciada por los colonos por ser un lugar de extracción forestal de recursos como palo de tinte, y después caoba y chicle. Ahí llegaron a vivir colonos europeos, quienes pronto entraron en conflicto con las autoridades españolas por el uso y el control del espacio marítimo y de los recursos forestales. A lo largo del siglo XVIII, aquellos apelaron a los ingleses para defenderse de los españoles, lo que condujo a la intervención de la Corona en estos parajes, que se volvieron parte del Imperio británico, zona además geoestratégica por su ubicación en el Caribe y por su riqueza forestal. La Corona británica negoció con el Imperio español los derechos de explotar los recursos forestales (1783-1786), mas no de colonizar. Así nació el Settlement of British Honduras o Asentamiento de la Honduras Británica, sin institucionalidad desarrollada, pero con reconocimiento internacional, una ambigüedad que caracterizará por muchos años la vida política en el territorio.
En savoir plus

16 En savoir plus

Lugares de fronteras. Lecturas de un conflicto territorial en el sur de Veracruz, siglos XVIII-XIX

Lugares de fronteras. Lecturas de un conflicto territorial en el sur de Veracruz, siglos XVIII-XIX

1- Un "conflicto territorial"? (siglo XVIII ) 6 Antecedentes remotos : pre-hispánico y colonial (FIGURA 2 : los bajos de Choapan o Huaspaltepec al cruce de rutas y jurisdicciones, siglo XVI) La historia precolonial nos habla, no tanto de una zona de frontera sino de un "crisol”, un lugar de encuentro de pueblos, idiomas y técnicas (cf. las pruebas arqueológicas y linguísticas mencionadas por Delgado 2000, García de Leon 1992, De la Fuente 1989, Gerhard 2000, Aguirre Beltrán 1992). Mazatecos-popolocas, nahuas, popolucas, chinantecos, mixtecos, zapotecos, y aun mixes, totonacos y mayas paracen haber convergido en algunos momentos en esta zona que se encontraba al cruce entre dos rutas mayores: Altiplano-America central, y Oaxaca-Costa del Golfo. Se habla de un lugar muy poblado (80000 habitantes en Huaspaltepec antes de la conquista) y rica en recursos locales y de negocio. Sin embargo algunos autores como B.García, aunque confirman la existencia de la ruta comercial que pasa por Xochiapa (García, 1999:62 y 66) y la probable "cosmopolidad" de su población 7 , cuestionan la realidad de esta "riqueza" que quizas no existió más que en la imaginación de los españoles (García, 1999:59-60).
En savoir plus

29 En savoir plus

Show all 136 documents...